viernes, 19 de febrero de 2010

Sin-sentido.

Siempre el sin sentido me parecio divertido, siempre trato de crearlo, de hacerlo tangible, visible, colgado, pero de alguna extraña forma siempre termina por adquirirlo, al sentido. Me molesta, bastante, pienso que eso no era lo que queria decir, que si me entendes es porque entendiste, y esta mal, no era el objetivo, una vez mas. Te explico que no me tenias que seguir la charla, que no era para seguir, suspiras como siempre lo haces. Te miro raro. Me miras como sabiendo que quiero, pero no me lo das. Te vuelvo a mirar raro. Basta. No me entiendas, no esta vez. Me canse de que me entiendas y me hables sobre esa cosa inentendible. Ya perdio la gracia, ahora ya no vale la pena. Cerras un ojo, despues el otro. Te levantas, te vas, volves, miras la hora, me besas el cachete, me decis que es tarde. Te vas, otra vez. Te miro raro y antes de que te subas a la bici y arranques te digo, no se vale, el mundo es un pañuelo. Me miras, te mordes el labio de abajo, haces una negacion con tu cabeza, y por suerte no decis nada. Entendiste que no habia que entender nada, te callas, me haciste un favor, arrancas. Yo cierro la puerta camino por el pasillo, y pienso: que boluda...