jueves, 18 de febrero de 2010

Coca I ♥

Temo decir que me hice adicta a la coca o en su defecto a la sprite. Todo comenzo durante la suplencia que tuve que realizar en un lugar muy dulce, eran fabricantes de azucar (Chango), no miento. Entonces, como eran una empresa seria, cuya politica era mantener contentos a los empleados, habia una heladera llenisima de gaseosas, jugos, aguas. Asi, que para, claro, no hacerles sentir que toda esa buena atencion iba a desperdiciarse, consumia. Primero fue un vasito por dia, lugo al pasar las jornadas, las medidas fueron aumentando, pase de uno a cuatro vasos en cuestion de pocos dias. Yo sabia que estaba perdiendo el control de la situacion, pero a saber por las consecuencias, fue mas fuerte que yo. Es que no me di cuenta de mi adiccion hasta que deje de trabajar alli, sentia que me faltaba algo, algo dentro de mi, me ponia de mal humor, no queria otra cosa que mi botellita de 600. Igualmente lo reconfortante de todo esto es que de apoco uno vuelve a sus origenes, al agua, y no presisamente natural, sino de la canilla, fiel y contaminada, con gusto y olor a cloro. La familia y los amigos me apoyan desde el lado psicologico, me dicen que las gaseosas engordan, que te dan gases, que son antinaturales, que tapan mis arterias, que me dan "piel de naranja", que no contribuyen a mi optimo desarrollo y cosas por el estilo. Pero, como dije antes, de a poco saldre de este oscuro y tormentoso momento de mi vida, el cual se que estare muy arrepentida de haber vivido.
Ahora los dejo que se me calienta lo que resta de coca en la botellitaa..bueno, nadie dijo que fuese facil, che!

1 comentario:

Luis dijo...

jaja genial!
somos 2!