lunes, 18 de enero de 2010

Desconfianza

Y viste como es el tema de la desconfianza, uno mira de reojo, como si supiese que lo que sospecha es verdad. Te miran y vos no sabés como responder tampoco. Que no vayas a decir cosas de más, o claro, de menos. Que te armás un grupo de gente para que te banque, te bancan. Pero él sigue ahí y te mira loco!. Te pregunta mayeuticamente, vos respondes con otra pregunta y así seguimos. Los amigos piden que paremos, que no da, que ya fue. Yo, él, los dos desconfiamos. Lo presiono y no afloja. En serio, le digo, yo sé que sos vos y me lo seguís negando. No soy, una y otra vez me responde. Sos vos, me dice. Me inculpa, ya no sospecha. Peor.
Y es que la verdad si soy, pero que no se note.
Los amigos, ahora, me miran mal. Desconfian, él tiene razón, te fuiste al carajo, a vos te parece mentirnos a nosotros, tus amigos. Que les pido que lo reconsideren, con mas calma, que no me dejen, que los quiero. Eso ya no importa, a ver que decis para defenderte?. Basta!, por qué darles explicaciones a ustedes?, me dejaron, por él. Hablá, me dicen, mostrá, se escucha.

Son malos conmigo... As de espada (ladrón). Basta, este juego es una mierda. Sale un Chancho?